TiEMpO D SCribiR

Tuesday, August 28, 2007

DON TERREMOTO





Hasta hace unos días la vida en Lima me había parecido monótona y sin emociones, creo que en algún momento llegue a pesarme de este hecho, de cierta forma me alegraba los pequeños remesones sísmicos que se producian de cuando en cuando nuestra ciudad capital. Veía como lejanos y no me tocaban los desastres naturales que ocurrían en las provincias y en otros países, mas la experiencia vivida el miércoles pasado cambio totalmente mi inmadura perspectiva de ver estos hechos. Mi experiencia fue quizás como la de muchos.

Miércoles 15 de abril, día de miércoles,

últimamente paso todo el día fuera de casa, por las mañanas en la universidad y por las tardes en el lugar que corresponda, mas esta semana la modorra (tema del post que se perdió en el terremoto) cambio parcialmente mi nueva rutina, pase las tardes en casa pensando en mil y un cosas, intentando escribir algo nuevo sumergido en la irresistible pereza que solo me otorga el cálido desorden de mi habitación.


Dos líneas era lo único que había podido escribir en las cuatro horas que llevaba sentado frente a la PC, la idea del escrito aun no tomaba la forma que esperaba y eso empezaba a irritarme.

Un vaso con agua sobre el escritorio, que estaba casi tan vació como mi hoja virtual empezó a moverse intentando derramar su contenido, de esto no paso mucho para que los gritos nerviosos de mi madre lleguen a mi cuarto advirtiéndome que el remeson era producto de un temblor. mientras me decidía a apagar la PC o dejarla encendida, ya que pensaba que este seria un “temblorcito” mas, de los tantos que ya he vivido, empezaron a parpadear las luces de la habitacion. Me decidí a Dejar la PC encendida, cogí el vaso con agua y salí del cuarto, conforme avanzaba hacia la cocina el “temblorcito” intentaba intimidarme y maduraba rapidamente, ahora era un casi respetable “temblor”, creo que mama dejo la puerta del congelador abierta en su desesperación por salir, pues mientras me dirigía a la salida por un pasadizo que da a la cocina, veía las gaseosas y otros comestibles rodar desde las rejillas de la congeladora y caer al suelo, este hecho sumado al ruido que hacían las ventanas al chocar contra su marco, empezó a preocuparme cada ves mas y me apresure en llegar a la salida.

Fuera de casa la impresión era distinta, algo mas preocupante, mi madre se encontraba totalmente nerviosa, su nerviosismo natural que ya de por si es grande se incremento de forma exponencial, solo me quedo abrazarla y decir las palabras mágicas, esas que nunca en toda mi vida he creído cuando me las han dicho: Todo va estar bien.

Desde la calle el panorama era casi una pesadilla, como nunca la avenida de doble vía en la que se encuentra mi casa estaba totalmente vacía solo mi madre y yo estábamos en medio de las pistas, veía las ventanas del segundo piso moverse y sonar cada ves con mayor intensidad mientras las luces de los postes se apagaban y encendían. Sentía el piso moverse bajo mis pies y los postes y las casas balancearse sobre sus cimientos, no paso mucho para que las luces del alumbrado publico y las casas se apagaran totalmente incrementando mi preocupación de la misma manera que aumentaba el nerviosismo de mi madre, en pocas palabras empezaba a CAGARME DE MIEDO, pues “DON TEMBLOR” había llegado.


Tan pronto como los postes de alumbrado publico se apagaron, unas luces aparecieron en el cielo y sentenciaron mi temor por completo.

POR UN CARAJO QUE ESTA PASANDO?, me cuestione a mi mismo y en ese mismo instante dos ideas aparecieron en mi cabeza: O este era un terremoto resultado del calentamiento global o simplemente me encontraba en una mas, de mis constantes pesadillas.

La segunda idea quedo descartada de raíz con los gritos de mama, la segunda tomo mas fuerza y me resigne a que sucediera algo catastrofico, empeze a pensar en casa de que pariente nos hospedariamos hasta conseguir una nueva y cosas por el estilo.

En el fondo ME CAGABA de miedo como nunca en toda mi vida, pero como dije antes pero no podía quebrarme con mi madre al lado y abrazándome mas fuerte que ninguna de las féminas que atrape en mis redes.

De pronto las luces volvieron a la calle, la avenida se lleno de gente que salía aterrada de sus casas, mi madre por fin empezo a calmarse y me apresure a hacer una inspeccion rapida a mi domicilio, por suerte todo estaba bien.

Cuando se restableció el fluido eléctrico pude enterarme de la magnitud del temblor que sin yo saberlo había evolucionado hasta llegar a ser un respetable y temido SEÑOR TERREMOTO de 7.9 grados, un desastre que acabo en segundos con cientos de vidas y casas.

--------------------oOo--------------------

4 Comments:

Blogger Dragón del 96 said...

Por un momento creí que el terremoto te había dado una epifanía o algo similar.

Sí, pues, nos creemos de hierro cuando vemos que les pasa a todo el mundo, espero que el susto no solo duré como el temblor, sino que nos haga recapacitar y corregir las deficiencias a las que estamos expuestos. Hay mucha chamba por hacer, acá, pero mas al sur.

Slaudos.

Tuesday, August 28, 2007 7:58:00 PM  
Blogger jocho said...

estas vivo!

que bueno que no te haya pasado nada mas que la pérdida de algunas gaseosas

salud!!!

Tuesday, August 28, 2007 11:25:00 PM  
Blogger Dinorider d'Andoandor said...

vaya! es bueno saber que aún andas en el más acá

hay que ser fuertes si el resto está peor que uno, no?

Wednesday, August 29, 2007 4:17:00 AM  
Anonymous peregrino said...

Como dicen los chinos, "hay que tener cuidado con lo que se desea, por que se puede cumplir".

Nos leemos.

Wednesday, August 29, 2007 11:04:00 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home